Elecciones andaluzas 2015: unos apuntes

Elecciones-Andalucia

Lo emocionante de la vida política es su constante movimiento; un día puede ser totalmente distinto al anterior, y las reflexiones previas quedan totalmente desactualizadas. Pasada ya casi una semana de las elecciones, aún no podemos saber todos sus efectos; podemos prever qué escenarios se abren, especialmente para la investidura de Susana Díaz pero, por ejemplo, aún no podemos saber qué nuevas dinámicas se originarán en los nuevos partidos parlamentarios y cómo se cerrará la crisis interna de UPyD.

Lo que es seguro es que Susana Díaz ha acertado con la convocatoria de elecciones anticipadas. Necesitaba legitimar su presidencia en las urnas tras acceder a ella por la dimisión de Griñán y aún en pleno escándalo de corrupción de los ERES. Necesitaba, además, afirmar su autoridad frente a su entonces socio menor, Izquierda Unida, y darle al Partido Socialista una victoria que diera nuevas energías a un partido en una encrucijada histórica, aún en crisis y con serias dificultades para imponer su agenda política y su estrategia frente a los demás partidos.

Así, volver a ser el partido más votado, conseguir mantener los 47 diputados previos en un escenario parlamentario que pasa de tres a cinco partidos, le coloca en una clara ventaja respecto a los demás: a día de hoy, el PSOE es la única opción viable de gobierno para Andalucía, y la oposición se encuentra muy dividida e incapaz de ofrecer una alternativa. ¿Ha sido una campaña más personalista que del PSOE? Sin duda, pero de íntegra unión de su figura y del PSOE… de Andalucía, teniendo a buen cuidado de mantener casi al margen al PSOE nacional, con cuyo líder, después de darle todo su apoyo para evitar la victoria de Eduardo Madina, no tiene actualmente las mejores relaciones

El PP no consiguió vencer en un momento propicio como fue 2012 -vencer, en su caso, con mayoría absoluta, dada su aislamiento en temas de aliados políticos-, y ahora, en pleno desgaste por su gestión de la crisis económica y el incumplimiento de su programa político, tenía todas las de perder. Con un candidato poco conocido y con la presencia de Mariano Rajoy, el PP buscaba más un resultado digno que legitimara sus políticas nacionales y proclamarse la única opción de gobierno frente a una oposición cada vez más dividida y evitar pérdidas de votos por sus flancos. Pero el PP ha perdido los votos de aquellos electores que apostaban por el cambio de partido en el poder, que se han ido a Ciudadanos y a Podemos, no sé aún en qué orden, pero está bastante claro que los dos han recibido el apoyo de aquellos que no quieren que el PSOE gobierne Andalucía.

Cabe destacar que el esquema bipartidismo/nuevos partidos no ha conseguido triunfar en Andalucía, ¿quizás una muestra de lo que realmente puede pasar en las elecciones de mayo y en las generales? En primer lugar, porque PSOE y PP no representan lo mismo, aunque sea decirlo por enésima vez. Los electores no han depositado su voto presuponiendo un entendimiento PSOE/PP o una alternativa de partidos que puedan sustituirlos. En su lugar, Podemos, Ciudadanos, más IU, son complementarios, puesto que entre ellos hay poco o ningún entendimiento.

Para Podemos era la primera convocatoria electoral tras el gran impacto mediático que supusieron sus cinco diputados para el Parlamento Europeo y todas las expectativas reflejadas en las encuestas. En Podemos había (hay) varias cuestiones que es necesario apuntar: por un lado, la retórica triunfalista que habla del “asalto a los cielos” y presupone una rotunda victoria electoral; por otro lado, la realidad de una competición electoral donde el PSOE, su principal competidor en votos, es fuerte, y las pocas ganas de victoria o de influencia que obligan a gestionar, marcarse o desgastarse antes de la cita principal marcada por Iglesias Turrión: las elecciones generales. La principal duda era, pues, qué resultado electoral se obtenía, si obligaba al PSOE a contar con ellos (un escenario muy querido por el PP), si superaban los pronósticos de las encuestas o, por el contrario, si las cuentas de su estimación de voto estaban hinchadas. Visto el resultado, 15 escaños era la parte más baja de la horquilla en la que se movía Podemos, lo que no deja de ser un buen resultado partiendo de prácticamente cero pero insuficiente para sus bases.

Para Ciudadanos, Andalucía era la primera oportunidad de extenderse territorialmente y dejar de ser un partido de ámbito catalán. A juzgar por los resultados y sus expectativas, Ciudadanos parece convertirse en la válvula de escape de un electorado centrista y moderado que votaba al PP pero que no quería volver a hacerlo por su política y su única opción de cambio radical, dentro del eje nuevo/viejo, era Podemos. Además, es más permeable a pactos a izquierda y derecha que Podemos, y eso neutraliza la posible inestabilidad que genera un sistema de partidos políticos más fragmentado.

Una de las consecuencias del triunfo de Ciudadanos es la crisis generada en su partido rival, UPyD, que compiten por el mismo electorado moderado y desencantado con los dos grandes partidos. Ciudadanos ha triunfado allí donde UPyD ha fracasado, que era la entrada al Parlamento andaluz a la primera. UPyD se ha dejado por el camino todos los votos conseguidos en las elecciones europeas (que sí podrían haberles permitido entrar en el palacio de San Telmo) y no creo que sea tanto una malvada campaña mediática como graves errores de estrategia y gestión de los mensajes. La primera reacción al desastre electoral, que en boca de su candidato, Martín de la Herrán, fue: “estas elecciones las ha ganado la corrupción” o, dicho de otras palabras, un mal perder que no hace sino cavar aún más la prematura tumba del partido de Rosa Díez. Y decir partido de Rosa Díez es toda una declaración, ya que su respuesta al resultado electoral fue una ausencia de autocrítica, dejando claro que si no les habían votado los andaluces pese a la corrupción, quien tenía el problema eran los propios andaluces (y este pensamiento no es patrimonio magenta, sino de muchos otros más, presuponiendo que detrás del voto socialista solo hay clientelismo o un gusto masoquista). Hoy, UPyD aún es una incógnita de por dónde puede explotar y, me temo, que las opiniones de muchos, incluida la mía, de que era un chiringuito de Rosa Díez, han resultado ser ciertas.

Pero me atrevería a decir que el verdadero perdedor ha sido Izquierda Unida. Hasta hace no pocos meses, era el socio menor de la coalición de gobierno andaluz y aún posee un gran poder municipal; es decir, su influencia era considerable. Pero el resultado de las elecciones europeas fue, como para otros partidos, un gran mazazo y una crisis a la que han respondido como un pollo sin cabeza: sin rumbo y dando tumbos. Quisieron evitar la sangría de apoyos hacia Podemos reavivando su gen antiPSOE estableciendo exigencias y amenazando con hacer caer al gobierno andaluz con una consulta interna sobre la continuidad en la coalición. Y hay que afirmar con toda rotundidad que ese envite a Susana Díaz lo han perdido. En lo que parece un grave caso de ingenuidad política, IU de Andalucía no pareció considerar que la gestión de los tiempos, el poder de convocatoria de elecciones y de nombrar a los consejeros lo tiene quien detente la presidencia de la Junta andaluza. En consecuencia, si su órdago consistía en provocar una inestabilidad tal que provocara elecciones, ¿no debían haberlo hecho en un momento más propicio para ellos, quizás antes de la aparición de Podemos? Han perdido 160.000 votos por el camino y 7 de sus anteriores 12 escaños, quedando como el último partido parlamentario y sin ninguna capacidad de influencia, pues sus votos son insuficientes para dar mayoría al PSOE, cosa que sí pueden ofrecerle Podemos o Ciudadanos (capacidad de chantaje). Su influencia ha acabado.

Entre los fieles de IU la tesis dominante es que la derrota se debe a su participación en el gobierno con el PSOE. Yo creo que no es así. La encuesta de CAPDEA de febrero de 2014, cuando Podemos apenas empezaba a respirar, daba a IU una estimación de voto del 15,5%, superior a su resultado de 2012. En las elecciones europeas, a pesar de la baja participación, los resultados globales no fueron muy diferentes a los de estas últimas elecciones, excepción hecha de los trasvases de voto entre IU-Podemos y UPyD/PP a Ciudadanos: IU consiguió en Andalucía el 11,62% de los votos. Ha sido la irrupción de Podemos quien se ha comido ese potencial de crecimiento de la coalición izquierdista.

Para muestra, un botón o, mejor dicho, unos gráficos. He escogido los resultados de Marinaleda y El Coronil en las elecciones europeas y en las andaluzas de este mes. ¿Por qué? Bueno, ya que el SAT se ha dividido entre aquellos que quieren permanecer en IU (Gordillo, alcalde de Marinaleda) o probar suerte en Podemos (Cañamero, ex alcalde de El Coronil por IU y portavoz del SAT). Y es muy curioso, no tanto por la perdida cuantitativa que pueda tener IU en las próximas municipales (ya que el voto que ofrecen los municipios bajo influencia del SAT son pocos), sino como muestra de la incapacidad actual de IU por agrupar apoyos bajo sus siglas. En el campo, pierde al SAT, en la ciudad, las plataformas de Ganemos.

Resultados Marinaleda - Elecciones europeas 2014Resultados El Coronil - Elecciones europeas 2014Resultados Marinaleda - Mayo 2015Resultados El Coronil - Mayo 2015

Comparativa de resultados entre las elecciones europeas (arriba) y las elecciones andaluzas (abajo) en los municipios sevillanos de Marinaleda (alcalde Gordillo, aún IU) y El Coronil (ex alcalde Cañamero, exIU y ahora Podemos). Fuente: El País.

Lo que se abre ahora es un período de incertidumbre: ningún nuevo partido quiere mancharse las manos con un pacto que lo señale de cara a las elecciones de mayo y a las generales. Susana Díaz tiene presupuesto para este año y su única dificultad puede ser cómo será la investidura: necesita la abstención de PP, Podemos o Ciudadanos para salir elegida con mayoría relativa. Un bloqueo a la investidura por el resto de partidos podría ser perjudicial para sus intereses: los electorados no suelen apreciar una mayoría negativa y repetir las elecciones, menos si la oposición es incompatible entre sí para ofrecer una alternativa al PSOE andaluz. Presumiblemente, Susana Díaz podrá sortear ese contratiempo y gobernar sin ningún aliado preferencial hasta después de las elecciones generales, donde se dirima su futuro en Andalucía o si pasa al ámbito nacional. Casi todos los deseos mediáticos parecen querer inclinarse por un entendimiento con Ciudadanos, más cómodo que buscar un pacto con un Podemos que, simplemente, será fuerza de oposición. Aunque Podemos tenga más escaños que Ciudadanos, el partido naranja también puede garantizarle al PSOE la mayoría absoluta, con lo que la influencia de los de Iglesias Turrión se ve limitada. Eso también es un mal dato para los que pretendían ser clave en las aritméticas parlamentarias.

PD: pasa desapercibido, pero Andalucía también tiene que elegir a sus senadores por designación autonómica. Son 9, actualmente 4 PSOE, 4 PP  y 1 IU. De acuerdo con un reparto siguiendo el método D’Hondt (el usual para repartir unos escaños que se acuerdan por consenso) serían 4 PSOE, 3 PP, 1 Podemos y 1 Ciudadanos. Así, Podemos y C’s podrían ver su primera representación en las Cortes, vía Senado. La cuestión es, ¿querrán estar ya en el Parlamento y participar plenamente de la política nacional, con sus votaciones, espacios y debates? ¿O preferirán evitar cualquier posible desgaste hasta las generales? A Podemos podría no interesarle… pero a Ciudadanos sí… ¿Podemos dejaría que un partido menor obtuviera un puesto en el Senado que, aunque secundario, podría obtener tanta relevancia mediática como lo ha obtenido el Parlamento Europeo? Es también es un elemento a tener en cuenta en posibles negociaciones y cálculos políticos.

Feliz regreso al mundo de la blogosfera 🙂

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s